Dantzan: Entrevista a Lucia Lacarra

Lucia Lacarra y Roland Petit. © Fede Merino.

“No necesito más legado que poder tocar el corazón y la fibra sensible del espectador”

IRATXE DE ARANTZIBIA/ DANTZAN

El joyero de su madre puso a una bailarina ante sus ojos por primera vez en su vida. Pero en su localidad natal, no había ningún estudio de ballet. Pensando en desanimarla con su vocación precoz, su madre la llevó a un cursillo en Tarragona. Le salió mal la jugada, porque Lucía Lacarra (Zumaia, 1975) estaba destinada a escribir una página en la historia del ballet. Formada con Mentxu Medel en Donostia y en la Escuela de Víctor Ullate en Madrid, debutó como profesional en su compañía, en 1991. Descubrió un termómetro interior que le llevó al Ballet Nacional de Marsella (1994-1997), donde se transformó con Roland Petit. Tras ponerse a prueba en el San Francisco Ballet (1997-2002), vivió su etapa más estable en el Ballet de la Ópera de Múnich (2002-2016). Poseedora de un palmarés envidiable –Premio Nijinky, Premio Benois de la Danse, Premio Nacional de Danza o Bailarina de la década-, uno de sus mayores hitos profesionales es haber sido la primera bailarina en interpretar en directo “El Danubio azul” en el tradicional Concierto de Año Nuevo de Viena en 2007. A sus 42 años y feliz madre de una niña de dos, Laia, ha tomado las riendas de su carrera y trabaja con su marido, Marlon Dino, de forma freelance, mientras continúa rellenando páginas de su diario de actuaciones, aquel que inauguró en su debut en Cádiz, hace ya veintiséis años.

¿En qué momento profesional se encuentra?

Me siento súper bien, porque ha sido un momento de cambio, después de muchos años en cuatro compañías y especialmente de 14 años en la última compañía. Finalmente, he podido tomar las riendas de mi carrera. Me siento dueña de mi propio calendario. Es una vida completamente diferente: tienes mucha más libertad de elección, pero te requiere mucha más disciplina porque nadie te obliga a ensayar. También me ha dado la oportunidad de hacer cosas más experimentales, que no puedes hacer en una compañía en la que el repertorio cambia gota a gota. Después de tantos años en escena, es un lujo poder permitirte eso.

Leer entrevista completa

En primer término y de espaldas, Lucía Lacarra sube la pierna derecha en un grand battement, mientras que Víctor Ullate imparte la clase, en el Ballet de Víctor Ullate, 1991.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: