En memoria de Juan Carlos Santamaría

Juan Carlos Santamaría, con el Premio Nacional de Danza, 23 Junio 2009. © Foto: Iratxe de Arantzibia.

Juan Carlos Santamaría, con el Premio Nacional de Danza, 23 Junio 2009. © Foto: Iratxe de Arantzibia

El coreógrafo, maestro y ex bailarín donostiarra falleció el pasado sábado, a los 51 años y como consecuencia de un cáncer

IRATXE DE ARANTZIBIA/ SAUTDEBASQUE

Nunca es sencillo escribir una necrológica; menos cuando se trata de alguien a quien has conocido y con quien has trabajado; y si encima su desaparición se produce a la temprana edad de 51 años, hay una sensación de injusticia, rabia e incredulidad. Por eso, he tardado varios días en ponerme a escribir unas líneas en memoria de Juan Carlos Santamaría (San Sebastián, 1964-Cabezón de Pisuerga, 2016), desde el momento en que recibí la triste noticia, el sábado 22 de Octubre.

Nacido en San Sebastián, Juan Carlos vivió sus años de infancia entre Zarautz y Valladolid, donde se afincó la familia y donde empezó a formarse en danza con Mariemma. Como bailarín profesional formó parte de la Compañía Nacional de Danza (1986-1992), bajo las direcciones artísticas de María de Ávila, Maya Plisetskaya y Nacho Duato, aunque pronto demostró su interés por la docencia y coreografía. En 1992, tras seis años como bailarín de la CND, comenzó su labor como coreógrafo y maestro de ballet en el Real Conservatorio Profesional de Danza de Madrid (RCPD), siendo un pilar de suma importancia en la evolución de este centro al ser el impulsor del taller y nombrarle coordinador general. En el año 2000, dejó el RCPD, para dedicarse de lleno a su formación, Santamaría Compañía de Danza, creada en 1998 y disuelta en 2012. “La danza nos enseña a crear un mundo mejor, porque cuando es buena, es mágica”, afirmaba.

Más que como intérprete, el artista donostiarra siempre se definió como “un coreógrafo de formación clásica que busca en su trabajo la libertad del cuerpo a través de la fusión con la música y la respiración del movimiento. Mi trabajo es un clásico muy particular. El lenguaje clásico es la base, el concepto, pero la vida actual es más rápida. Uso el pasado –el clásico- con el presente. Me encanta que me vean como un clásico, aunque el concepto de mis espectáculos es contemporáneo”. Durante su trayectoria creó más de treinta de ballets.

Premio Nacional de Danza 2008

(De izda a dcha): Juan Carlos Santamaría (Premio Nacional de Danza 2008), Iratxe de Arantzibia y Javier Barón (Premio Nacional de Danza 2007). Iglesia San Pedro, Teruel, 23 Junio 2009. © Archivo profesional de Iratxe de Arantzibia.

(De izda a dcha): Juan Carlos Santamaría (Premio Nacional de Danza 2008), Iratxe de Arantzibia y Javier Barón (Premio Nacional de Danza 2007). Iglesia San Pedro, Teruel, 23 Junio 2009. © Archivo profesional de Iratxe de Arantzibia.

Profesionalmente, 2008 fue un año inolvidable para Juan Carlos, ya que recibió el Premio Nacional de Danza en la categoría de creación, y el Premio Villa de Madrid, quedando así reconocida su trayectoria artística. La primera vez que contacté con Juan Carlos fue precisamente debido a la concesión del Premio Nacional de Danza (PND). Al enterarme de que un donostiarra había recibido el galardón, propuse hacerle una entrevista que, posteriormente, fue publicada en “El Diario Vasco” (Pág. 74, 10-Diciembre-2008) y en “El Correo” (Pág. 78, 10-Diciembre-2008). Fue una conversación telefónica en la que Juan Carlos dio muestras de su tono sosegado y sereno, pese a la emoción que le embargaba por el galardón. ¡Quién me iba a decir a mí que seis meses después estaría acompañándolo cuando recibió el PND de manos de los entonces príncipes de Asturias!

En Teruel, en la Iglesia de San Pedro, un 23 de Junio de 2009, Juan Carlos estaba exultante cuando el príncipe Felipe le entregó el diploma que le acreditaba como Premio Nacional de Danza 2008. Por cuestiones de agenda y organizativas, el acto comprendió dos ediciones de los Premios Nacionales de la Cultura (2007 y 2008), así que Javier Barón hizo lo propio con su PND 2007. Poco más de 15 días antes, Santamaría Compañía de Danza estrenó su espectáculo “Polvo eres” (Teatro Fernán Gómez de Madrid, 5-Junio-2009), estreno del que tuve el honor de ser la responsable de comunicación. Durante varios meses asistí en primera fila a la creación del espectáculo, como una espectadora privilegiada, en mis varios viajes a la capital. Siempre agradeceré a Juan Carlos la confianza que depositó en mí, la gran oportunidad de gestionar una campaña en Madrid y también su respeto hacia mí como profesional.  En realidad, el respeto y el cariño fue mutuo, a partir de entonces. Por eso, fue fantástico disfrutar de la emoción que sintió -con la cercanía que me permite el hecho de presentar el acto-, cuando recibió el Premio Dedicación a la Danza 2012, de la Asociación de Profesionales de Danza de Gipuzkoa (Antzoki Zaharra de Donostia, 28-Abril-2012). Precisamente, el Victoria Eugenia acogió la última actuación de Santamaría Compañía de Danza donde hizo su despedida con su participación en la XVI Gala del Día Internacional de la Danza (29-Abril-2012).

Otra faceta en la que destacó Juan Carlos fue la docencia, ocupando esta tarea su última década vital, en la que ejerció como director de la Escuela Profesional de Danza de la Junta de Castilla y León en sus sedes de Burgos (2006-2016) y de Valladolid (2012-2016), donde tomó la responsabilidad de impulsar las especialidades de danza clásica y contemporánea en dicha región. Feliz por el éxito de las celebraciones del décimo aniversario del centro castellano-leonés, me lo encontré en el patio de butacas del Victoria Eugenia, justo sentado detrás de mí, para asistir a la XX Gala del Día Internacional de la Danza, en la que participaban algunos alumnos. Fue la última ocasión en la que coincidimos y recuerdo que estaba encantado de que sus alumnos actuaran en su querido San Sebastián. La enfermedad le golpeó duro y se llevó en pocos meses a Juan Carlos cuando aún estaba lleno de vitalidad, ideas y proyectos. Mi más sentido pésame a su viudo, Santiago Álvarez, y a su familia. Descanse en paz, Juan Carlos Santamaría, el bailarín que prefirió bajarse joven de los escenarios, el coreógrafo con un talento natural para evocar el estilo neoclásico, y el maestro con un acusado sentido de la docencia. Qué mejor homenaje que disfrutar de su talento coreográfico con este vídeo.

comunicado-epdcyl-burgos

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: