Archivos Mensuales: mayo 2016

Ballet Papier, bailarinas de papel con corazón

De las manos de Berenice La Placa surgen las bailarinas de papel.

De las manos de Berenice La Placa surgen las bailarinas de papel.

Berenice La Placa y Ambar Gavilano dirigen la firma especializada en productos de regalo con motivos de ballet

IRATXE DE ARANTZIBIA/ SAUTDEBASQUE

Ésta es una verdadera historia de amor de una madre a una hija. La artista Berenice La Placa comenzó dibujar sus bailarinas para su hija, Ambar Gavilano, en 1992, época en la que esta última estaba estudiando ballet. Lo que comenzó siendo un gesto de cariño de madre a hija, se ha convertido en una importante línea de dibujos, accesorios y complementos con el ballet y la danza como motivo principal. “Nuestra filosofía consiste en sensibilizar cada vez a más gente a apreciar la danza y a practicarla; también en volver a valorar lo artesanal, lo artístico, lo hecho a mano, siendo hoy en día muy difícil en un mundo tan industrializado. Es por esto que la mayoría de nuestros productos están decorados, acabados o hechos en su totalidad a mano, manteniendo una producción en pequeña escala y con manufacturación casi al 100% española. Todo el material es de calidad y no escatimamos en detalles” asegura Ambar Gavilano, alias ‘La bailarina’, cofundadora y responsable de marketing y social media de Ballet Papier.

(de izda a dcha): Ambar Gavilano y Berenice La Placa, hija y madre respectivamente, ambas el alma mater de Ballet Papier. © Fotografías cedidas por Ballet Papier.

(de izda a dcha): Ambar Gavilano y Berenice La Placa, hija y madre respectivamente, ambas el alma mater de Ballet Papier. © Fotografías cedidas por Ballet Papier.

Berenice La Placa es ‘La artista’, quien con sus dibujos plasma todo el amor hacia el ballet y la danza de Ambar. Procedente de una familiar de artistas -padre pintor y madre pianista-, adquirió de su madre la costumbre de hacer dibujos. “Aparte de enseñarnos piano, mamá también solía hacernos dibujos y mis preferidos eran unas pequeñas bailarinas de papel que yo coloreaba. Desde muy pequeña, amé la danza y también la practiqué así como el piano y la pintura; finalmente, me decidí por la pintura y cuando me tocó ser madre, intenté compartir con mis hijos lo que tanto me había hecho feliz de pequeña: el arte y la música. Mi hija Ambar se dedicó al estudio del ballet y resurgieron las bailarinitas de papel”, explica Berenice. A la hora de plasmar un dibujo asegura que le inspira “la armonía y la perfección de sus formas, la grandiosidad y el colorido de los vestuarios y sobre todo, la enorme admiración que siento por los bailarines. Los considero seres de extraordinaria fortaleza, dotados de una gran capacidad de sacrificio y de disciplina, y capaces de transmitir emociones y belleza con sus cuerpos. Confieso que yo estoy constantemente imaginando coreografías y pasos de danza y como no los puedo bailar yo misma, entonces los dibujo”.

Detalle del colgante arabesque de Ballet Papier.

Detalle del colgante arabesque de Ballet Papier.

Por su parte, Ambar se felicita por haber transmitido “más que la pasión por el ballet, una profundidad en el entendimiento del mundo de la danza. Sería imposible un proyecto así si ella no entendiera tan bien lo que los bailarines vivimos y sentimos”. Este proyecto de Ballet Papier también ha supuesto estrechar lazos  no sólo entre madre e hija, sino toda la familia. “Al principio, cuando surgió el proyecto de comercializar los dibujos y producir algunos artículos, trabajamos con mi hijo mayor, Sebastián, que como diseñador gráfico especializado en imagen empresarial, nos dio una buena base y nos aportó mucho en tiempo y recursos. Hoy en día,  nos ayuda en la elaboración de algún material gráfico y nos sigue aportando sus conocimientos y experiencia”, afirma Berenice. “Es difícil trazar un límite entre la relación laboral y familiar. Y no sólo entre las dos, toda la familia se implica con Ballet Papier, aportando ideas, recursos, además del apoyo moral que un proyecto así necesita”, corrobora Ambar.

La línea Ballet Papier se ha ido internacionalizando poco a poco. Hoy día, sus productos de regalo -ropa, joyería, complementos, papelería, adornos y regalos especiales para amantes de la danza- se pueden encontrar en gran cantidad de países europeos como España, Reino Unido, Italia, Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Portugal, Dinamarca, Finlandia, Hungría, y Eslovenia. También se distribuyen en Estados Unidos, Australia, Japón, China y Taiwán. “¡Ahora nos encantaría estar también en Latinoamérica y llegar a África! Ya hemos recibido contacto de Sudáfrica, donde existe gran tradición de ballet”, confiesa Berenice, boliviana de nacimiento, aunque afincada en Barcelona hace más de una década. Después de unos inicios muy vinculados a la estética del ballet clásico, la firma ahora se abre a otros estilos como flamenco, danza contemporánea, hip-hop, bellydance, burlesque, gimnasia rítmica, patinaje artístico, etcétera. También se plantean acciones futuras en al área de educación, aunque actualmente ya llevan a cabo el Programa de Ayuda de Ballet Papier que “aporta en difusión y productos a diferentes concursos, escuelas de danza y entidades culturales que comparten nuestra visión sobre este arte”.

Como primicia para los lectores de SAUTDEBASQUE, Berenice La Placa nos anuncia la próxima novedad de Ballet Papier. “Estamos a punto de lanzar una nueva línea de Ballet Papier que se llamará Dance in Extremis, con la que intentaremos comunicar que, en estos tiempos de muchas injusticias y desesperanza, urge más que nunca hacer bien y con el corazón lo que uno sabe y puede hacer, en este caso ¡Danzar! Y así transmitir energía positiva y esperanza a quienes la necesitan”, finaliza, la artista y mitad esencial de estas bailarinas de papel hechas con mucho corazón.

Berenice La Placa tuvo la gentileza de dibujar un SAUT DE BASQUE, nombre del paso de ballet de este blog. ¡Gracias Berenice y Ambar por este detalle! © Ballet Papier

Berenice La Placa tuvo la gentileza de dibujar un SAUT DE BASQUE, nombre del paso de ballet de este blog. ¡Gracias Berenice y Ambar por este detalle! © Ballet Papier

Etiquetado , ,

Alicia Amatriain, Benois de la Danse 2016

Alicia Amatriain, Benois de la Danse 2016. © Iratxe de Arantzibia.

Alicia Amatriain, Benois de la Danse 2016. © Foto: Iratxe de Arantzibia.

La artista donostiarra obtuvo el galardón a la ‘Mejor Bailarina’, compartido con Hannah O’Neill de la Ópera de París

IRATXE DE ARANTZIBIA/ SAUTDEBASQUE

Las quinielas iniciales apuntaban a que el Premio Benois de la Danse 2016 a la ‘Mejor Bailarina’ se disputaría entre Alicia Amatriain (Primera Bailarina del Stuttgart Ballet) y Oxana Skorik (Primera Bailarina del Teatro Mariinsky, de San Petersburgo). Sin embargo y contra todo pronóstico, el debate se situó entre las magistrales interpretaciones de “Un tranvía llamado deseo” (con coreografía de John Neumeier, homenajeado en esta edición) y “The soldier’s tale” (del coreógrafo Demis Volpi), realizadas por la bailarina donostiarra y la ejecución del ballet “Sylvia” por parte de la japonesa Hannah O’Neill (Primera Bailarina del Ballet de la Ópera de París). En un juicio salomónico muy habitual en el Premio Benois de la Danse, el Jurado, presidido por el legendario Yuri Grigorovich, optó por entregar de forma ex aequo el galardón femenino de la presente edición, siendo la duodécima ocasión en la que este premio se ha repartido de dicha manera. Fundado en 1992, la primera vez en la que se entregó el Benois femenino a dos intérpretes fue tres años después, cuando recayó en Galina Stepanenko y Dominique Khalfouni (1995), ocurriendo hace un lustro la última ocasión en la que se entregó de dicha manera a Bernice Coppieters y Zhu Yan (2011).

Rompiendo las convenciones, la ceremonia de entrega de galardones tuvo lugar antes de la gala de nominados, lo cual es harto extraño pues hubo quien actuó sabiéndose ganador del ‘Óscar’ del ballet y quien lo hizo con la sensación de pérdida muy latente. El caso es que a las 19.10 horas, se inició con un ligero retraso la ceremonia de entrega de los Premios Benois de la Danse 2016, en el mítico Teatro Bolshoi de Moscú. En lo que nos concierne por cercanía, a las 19.35h, se leyó el veredicto del Jurado sobre la mejor interpretación femenina, dejando en un desconcierto inicial tanto a Hannah O’Neill como Alicia Amatriain, quienes recibieron sendos trofeos del escultor Igor Ustinov. En un discurso improvisado, Alicia agradeció a su compañía, el Stuttgart Ballet, a la que considera su familia, y también a John Neumeier por haber creado ese papel que tantas alegrías le ha reportado. Completaron el palmarés, Kim Kimin (Ballet de la Ópera de París), Benois al ‘Mejor Bailarín’, y Yuri Possokhov (Bolshoi Ballet) y Johan Inger (“Carmen”, Compañía Nacional de Danza), galardón ex aequo en la categoría de coreografía, y Ren Dongsheng (Beijing Dance Academy), como mejor escenógrafo. Fue una ceremonia de una hora de duración un poco farragosa, antesala de una gala kilométrica de tres horas, y es que la fama del Bolshoi requiere de exhibiciones mastodónticas para mayor gloria de las leyendas que han bailado sobre sus tablas.

Leer entrevista a Alicia Amatriain en EL DIARIO VASCO

Leer reportaje sobre la ceremonia de entrega de los Benois en DANZAHOY

Leer crónica sobre la ceremonia de los Benois en ALBIDANZA

Hannah O'Neill (Ballet de la Ópera de París) y Alicia Amatriain (Stuttgart Ballet), recibieron ex aequo el Premio Benois de la Danse a la Mejor Bailarina. Teatro Bolshoi, Moscú, 17 Mayo 2016. © Iratxe de Arantzibia.

Hannah O’Neill (Ballet de la Ópera de París) y Alicia Amatriain (Stuttgart Ballet), recibieron ex aequo el Premio Benois de la Danse a la Mejor Bailarina. Teatro Bolshoi, Moscú, 17 Mayo 2016. © Foto: Iratxe de Arantzibia.

 

Etiquetado , , , , , , , , ,

Fallece Ion Beitia, maestro de ballet

Ion Beitia (1947-2016)

Ion Beitia (1947-2016)

Apodado el ‘Nijinsky vasco’ en su etapa de bailarín en Nueva York, destacó en la docencia, a la que se consagró durante tres décadas

IRATXE DE ARANTZIBIA/ EL CORREO

El reconocido profesor de danza Ion Beitia (1947) falleció el pasado miércoles, a consecuencia de un fulminante cáncer, a la edad de 69 años. Rodeado de su mujer, Marian Fernández, y de sus tres hijos, el óbito se produjo en Barcelona y ha cogido por sorpresa al mundo de la danza en Euskadi. La noticia trascendió a través de las redes sociales, que se atestaron de mensajes de condolencia de antiguos alumnos, como Jaione Zabala, actual maestra de ballet de la Ópera de Graz, en Viena, quien reconoció que Beitia «me enseñó a manejar los obstáculos, trabajando duro y nunca rindiéndose. ¡Era único e inigualable!».

Leer noticia completa

ion-beitia-FOTO JORDI ALEMANY

Ion Beitia, impartiendo una clase. © Jordi Alemany/ EL CORREO

 

Etiquetado , , , , , , , ,